Bípedo: el que se desplaza gracias a la propulsión de su propio gas